La prolongada sequía complica la situación de poblaciones rurales del norte chaqueño donde escasea el agua para la ganadería y las lluvias para la agricultura, aunque la provisión de agua potable continúa con normalidad, informó hoy el gobierno provincial.

Francisco Zisuela señaló que la toma de agua cruda en Puerto Lavalle sobre el río Bermejo “mejoró un poco por la suba del caudal en unos 20 centímetros y nos permite potabilizar el agua para abastecer a Castelli, Miraflores, El Espinillo y Villa Río Bermejito”. 

“La gran sequía que hay y la falta de lluvias se hace sentir y sabemos que los municipios están trabajando con los escasos recursos que tienen para asistir a las poblaciones rurales del inmenso departamento Güemes”, añadió para dar cuenta de la situación.

En ese sentido, Zisuela dijo: «La APA colabora con la provisión de agua potable y ahora lo estamos haciendo con Colonia Pellegrini, que tiene esencialmente población aborigen y está ubicada a 30 kilómetros de la Municipalidad de Villa Río Bermejito”.

El funcionario reconoció que “la situación financiera es también muy complicada para los municipios, pero sé que están trabajando y realizan esfuerzos para atender a las poblaciones rurales del modo que fuera porque es muy frecuente la solidaridad en situaciones de este tipo”.

Confirmó que los municipios de Fuerte Esperanza y Nueva Pompeya “están llevando agua a zonas rurales ubicadas en el medio de El Impenetrable y esto muestra que todos debemos hacer un uso racional del agua potable y también del agua cruda tanto de río como de represas”.

Fuente: Telam