Participantes del Sínodo dedicado a la Amazonia convocado por el papa Francisco que se desarrolla en el Vaticano hasta el 27 de octubre pidieron «no descartar» la ordenación sacerdotal de hombres casados como «una excepción» a la ley del celibato, así como la institución de un posible «ministerio laico» para las mujeres de la región.

La posible ordenación de los denominados «viri probati», hombres casados con virtudes probadas en su comunidad, es uno de los grandes desafíos que encara la reunión de obispos que busca soluciones para las grandes regiones amazónicas con baja cantidad de vocaciones, pese a la resistencia de los sectores conservadores.

Sobre esa línea, los obispos y expertos reunidos en el Vaticano desde el lunes discutieron hoy «el llamado a una mayor participación de los laicos en la creación de nuevos ministerios que respondan a las necesidades de los pueblos amazónicos», según informó el Vaticano en el resumen diario a la prensa.

«Hace falta un cuidado discernimiento por parte de los obispos para que ninguna solución, incluso la ordenación de hombres casados, sea excluida a priori», agregó el informe divulgado por el presidente de la Comisión de Información, Paolo Ruffini, a periodistas acreditados ante la Santa Sede.

Según Ruffini, entre los temas de este miércoles se habló de que «la posibilidad de los viri probati no significa cambiar la ley eclesiástica del celibato, sino que puede significar tomar cuenta de que esta ley, como todas las leyes humanas, puede tener excepciones para situaciones concretas».

«También se dijo que la falta de sacerdotes en la Amazonia no está ligada al celibato, y que quizás la ordenación de hombres casados no resuelve el problema», planteó.

De todos modos, la discusión dejó en dudas que tanto el celibato como la castidad seguirán siendo innegociables para los religiosos.

«Se discutió la solicitud de muchos seminaristas para una formación afectiva dirigida a curar las heridas causadas por la revolución sexual: hoy muchos desean redescubrir y conocer el valor del celibato y la castidad. La Iglesia no guarda silencio sobre esto, sino que ofrece su propio tesoro: la doctrina que transforma los corazones», informó el Vaticano.

Además de la posible apertura a la ordenación de hombres casados, como sucede ya en otras latitudes, el Sínodo analizará también la posible institución de un ministerio laico para las mujeres, «reconociendo lo que ya de hecho sucede en muchas comunidades», informó a la prensa el secretario de la comisión de información, Giacomo Costa

«Al mismo tiempo, se debe combatir la violencia desenfrenada contra las mujeres. Se lanzó la idea de establecer un ministerio laico femenino para la evangelización», agregó el Vaticano en esa dirección.

«Es necesario promover una participación más activa de las mujeres en la vida de la Iglesia desde una perspectiva samaritana», finalizó.

Fuente: Telam